Lo sabes. Sabes que tienes amigos, una familia, salud, aficiones y vida propia, pero de repente, te sientes solo. Esa sensación de soledad provoca que actives, en ocasiones de forma convulsiva, recursos para combatirla.

¡Cuidado! Puede que todos los esfuerzos que estás invirtiendo en sentirte mejor provoquen justo lo contrario.

Recuerda que estar acompañado no significa no estar solo y sentirse solo no significa estarlo.

Sigue leyendo, quizás estés cometiendo algunos de estos errores:

1.    Ocupar tu tiempo a cualquier precio.

Parece lógico: “Si me siento solo, tengo que estar acompañado para dejar de sentirme así”. En ese caso, cualquier opción que se te proponga, sea o no de tu interés, la aceptarás. Una vez estás allí, te das cuenta de que aquello no te alivia en absoluto, incluso se te hace más pesado de lo normal soportar aquella velada ya que todo tu entorno se ha teñido de gris y te ves obligado a aguantar el tipo.

Cuando te sientas solo, justamente debes hacer lo contrario y mimarte más que nunca. Escúchate para saber qué te apetece realmente. Si las opciones que te ofrecen no te encajan, no accedas sólo para evitar estar solo. Es mejor que te dediques a ti.

2.    Pensar que necesitas a alguien para hacer lo que te apetece

¿Te sientes ridículo por hacer solo aquella actividad que tenías programada y, dadas las circunstancias, no tienes a nadie que esté dispuesto a compartirla contigo?

Más ridículo es quedarte con las ganas. Ese sábado no volverá a repetirse.

Socialmente, lo normal es ir al cine acompañado pero, si te paras a pensar, ¿para que necesitas a alguien en la butaca de al lado mientras te concentras en aquella estupenda película y comes unas palomitas? Para nada más que para convencerte a ti mismo de que cumples con los estándares.

3.    Proponer planes a todos tus contactos.

Tienes una necesidad imperiosa de estar acompañado y empiezas a llamar y escribir mensajes a tus contactos para saber si pueden quedar en ese preciso momento. Lo más probable es que tengan otras cosas que hacer dada la inmediatez que les estás pidiendo. Pero lejos de apagar el fuego, acabas corroborando tu teoría: “Estoy solo y todos tienen cosas que hacer”.

No es tan urgente, tal y como ha venido esa sensación de soledad, se irá diluyendo. Sopórtala. Las mismas ansias en las que pretendes que desaparezca, incrementarán esa dichosa sensación.

4.    Compararte con los demás.

Después de haber asumido que no tendrás compañía por hoy, accedes a cualquier red social en la que te bombardean centenares de fotos de gente feliz y muy bien acompañada. Seguramente sean momentos determinados, al igual que tú has compartido con buenos amigos otros tantos. No te ofusques, ya sabes que nadie difundirá los momentos de soledad que experimenta.

Ni tan bien acompañados estarán los protagonistas de las fotos, ni tan solo estás tú en realidad.

5.    Pensar que todo el mundo tiene “su vida” menos tú.

El error es centrarte en los demás en vez de en ti. Sientes que todo el mundo tiene sus rutinas,  sus planes, su gente… Pero olvidas todos aquellos días en que te has sentido eufórico, arropado y que has dado negativas a otros que en aquel momento, quizás, sentían lo que tú estás sintiendo ahora.

Para los demás, tú también tienes tu vida y seguro que así es, no dudes de ella sólo por estos sentimientos pasajeros.

6.    Esperar a que te vengan a “rescatar”.

Quizás las personas con las que habitualmente te relacionas estén ocupadas, pero seguramente puedes compartir y disfrutar de tu tiempo en la compañía de otras personas que conoces. Abre horizontes, las vidas y roles de tus amigos con los que siempre has compartido tu ocio y confidencias han cambiado.

Siempre se puede conocer a gente afín a ti. No hace falta que esperes a que llamen a la puerta de tu casa, tú también puedes propiciar aquello que te apetezca sin sentirte mal por que no sea lo habitual.

Puede que esa persona que no esperaba tu llamada se encuentre en una situación similar y le apetezca compartir contigo ese tiempo.

Para profundizar más sobre el tema…

3 preguntas que deberías hacerte si te sientes solo

Comparte este artículo
Sandra-espaitau-ebook-psicologa

Descárgate mi ebook con los primeros pasos para desprenderte de las relaciones tóxicas y llevar las riendas de tu vida

Suscríbete a nuestra comunidad y te lo enviaremos

Te hemos enviado un REGALO, Revisa tu bandeja de entrada y de spam.